FRANCISCO BELTRÁN - PSICÓLOGO ELCHE
 

POR QUÉ ACUDIR

 

 

 

Acudir porque quiero estar bien y disfrutar de la vida.

Aspectos básicos para que la relación terapéutica son: ESFUERZO, INTERÉS Y PACIENCIA, por parte de ambos: paciente y psicólogo.

El psicólogo es un profesional preparado para solucionar los problemas psicológicos de las personas. Trabajamos para modificar aquellos pensamientos, conductas, sensaciones y/o emociones inadecuadas que están favoreciendo que nuestro estado de ánimo no sea satisfactorio.

 
Nos referimos tanto a actos visibles como no visibles, es decir, tanto a la conducta de lavarse las manos repetidamente, como a los pensamientos de tristeza o miedo, como a las sensaciones fisiológicas de ansiedad: temblores de voz, sudor, etc.

En un primer momento, el trabajo se centra en obtener información del paciente con el objetivo de conocerle y poder así evaluar su estado. A continuación, el trabajo se dirige a definir y desarrollar lo que se denomina terapia, que consiste en establecer una serie de pasos, enseñanzas y actuaciones para ayudar a la persona a modificar la situación dada.

El trabajo de un psicólogo no se reduce a hablar y hablar con el paciente.

La terapia es un trabajo conjunto de paciente-psicólogo, en el que el segundo enseña al primero una serie de instrumentos, técnicas, habilidades y normas con la aplicación de las cuales conseguirá cambiar la situación que actualmente le supera. 

Una persona en general suele acudir a terapia cuando una situación, un hecho, una relación personal, de pareja o familiar o un estado emocional le impide sentirse bien: no disfrutar de la vida, no ser ella misma, sufrir mucho, se siente incapaz de tomar una decisión, no se gusta así misma, no ha superado un fallecimiento, enfermedad, separación, ruptura, etc.
  

 

 


Desde un punto de vista más científico, estos serían los trastornos por los que más frecuentemente se acude a terapia:
 
1) Ansiedad, estrés, miedos, fobias.
 
2) Timidez, agresividad, falta de habilidades sociales, dependencia emocional.
 
3) Depresión.

4) Problemas en la relación de pareja, incluyendo separaciones, divorcios y rupturas.

 
5) Relaciones familiares complicadas.
 
6) Problemas sexuales.
 
7)  Adicciones (móvil, Internet, líneas telefónicas de coste económico alto, juego, drogodependencias,...).
 
8) Afrontamiento de sucesos traumáticos (agresiones, abusos, accidentes, fallecimientos,...).
 
9) Crecimiento personal – Autoestima.
 
10) Problemas de sueño.
 
 
Si tú por tu cuenta no eres capaz de solucionar tu problema: BUSCA AYUDA.