FRANCISCO BELTRÁN - PSICÓLOGO ELCHE
 

PAREJA

 

 
PAREJA

 
“El amor es como una libreta de ahorro: de tanto meter y sacar, se pierde el interés” (Woody Allen).
 
 
Visita la página web: www.terapiaparejaelche.es.tl para obtener información más amplia en relación a la pareja.

El objetivo es que la pareja vuelva a tener aquella relación de pareja que sí les servía, que les llenaba, que les hacía disfrutar del otro. Todos sabemos que hace falta para que una relación de pareja funcione, pero a veces la cabezonería, el orgullo, el descontento, la desgana, el aburrimiento parece que nos obliga a dejarnos llevar hacia lo negativo. Todos sabemos que es mejor un beso que un grito, un abrazo que un silencio, una caricia que un insulto, un mensaje de whatsapp con un corazón que ningún mensaje, etc. El trabajo es que ambos miembros de la pareja vuelvan a alimentar con alimentos positivos la relación.

En los últimos años se ha escuchado mucho la idea de que la pareja como relación está en crisis. No estoy en absoluto de acuerdo con esta afirmación porque la pareja como institución todavía funciona, por la sencilla razón de que no hemos encontrado otra forma mejor de organizarnos en la sociedad y tras cada separación suele venir otra relación de pareja.

No es que no queramos vivir en pareja, sino no la buscaríamos repetidamente, quizá es que no estamos enseñados, formados y preparados para solucionar los conflictos que toda convivencia entre dos personas conlleva. La solución no consiste en cuestionar por sistema a la pareja, sino en que cada pareja encuentre su propio sistema de convivencia que le permita su funcionamiento adecuado.



Estar bien con alguien sirve para desear convivir pero no significa poder convivir porque, en cuestiones de convivencia, querer no es poder.

La clave para resolver todo tipo de problemas no debemos buscarla en la suerte, sino en la autocrítica, la reflexión y el aprendizaje. Lo importante, para que las parejas maduren y permanezcan juntas en una relación positiva, no es cuántos años llevamos juntos, sino lo que vamos aprendiendo de nuestra pareja y de la relación durante los años compartidos.

Necesitamos encontrar nuestro punto de encuentro, nuestro tipo de pareja, aquel que nos vale a los dos.
 
 
 
Quien desee mejorar y madurar, más que buscar culpables, debe buscar las soluciones a cada conflicto. Lo que nos mejora y nos ayuda a madurar es descubrir y aceptar los propios errores, no centrarnos en los ajenos para criticarlos de manera negativa. Criticar al otro no nos mejora a nosotros, ni a los demás, ni mejora la relación.
 
 
 
Dos principios básicos:
 
1.       Todas las parejas tiene problemas similares.
 
2.     La solución a esos problemas no depende tanto de su gravedad como de la capacidad para gestionarlos con habilidad.